Cartas de lectores en La Nación 2 - Parapsicología de Investigación

Aportando una luz en el camino paranormal
Vaya al Contenido

Menu Principal:

Psíquicos > Anne de la Motte
CARTA DE LECTORES EN "LA NACION" . 1-3-2001


Señor Director:

"Con gran interés leí la carta fechada el 11 de febrero de la señora Alicia T. de Ezegelyan sobre madame Carrel, esposa del célebre doctor Alexis Carrel, y a propósito, quisiera agregar unas líneas sobre mi propia experiencia.

"Tuve el privilegio de conocerla accidentalmente y de entablar con ella una brevísima amistad que fue para mí de un perdurable valor. Como bien dice la señora Ezegelyan, a comienzos de los años 60, madame Carrel vivía en La Cumbrecita, Córdoba, adonde, ya viuda, había llegado poco tiempo después de la guerra. Recuerdo que tuvo la gentileza de invitarme a compartir su mesa en la hostería. Yo era entonces muy joven "allá lejos y hace tiempo" y ella, esa misma noche celebraba sus gloriosos 80 años. Figurando con su nombre de soltera, quiso seguramente resguardar su privacidad.

"Hacía largas caminatas apoyada en su bastón en compañía de varios perros amigos, esparciendo por doquier todas las migajas sobrantes del pan para regocijo de los pájaros. Su espaciosa habitación estaba colmada de libros, viejas fotografías, además de un tocadiscos Winco para escuchar la música que tanto amaba.

"Supe que había estudiado en la Universidad de París como alumna de Joliot y de la hija de Pierre y la célebre madame Curie. Como consecuencia de sus investigaciones poseía un extraño aparato que contenía en pequeñas porciones todos los minerales del cuerpo humano. Con la sola aplicación de la mano en un extremo del mismo, un pequeño péndulo imantado en radium empezaba a girar, marcando en espacios numerados el contenido de cada mineral en la sangre. Fue así como me hizo un análisis completo en un lapso muy breve. Asombrada, en mi total ignorancia, le pregunté por qué no se aplicaba ese mismo sistema en lugar de extraer sangre para los análisis habituales. Me contestó con gran dulzura y cierta ironía algo que siempre recuerdo: "¿No sabía usted que la farmacopea es una industria tan poderosa como la guerra...?". Años después me enteré por La Nación de que madame Carrel había muerto.

"Me pregunto a veces, no sin cierta melancolía, ¿qué habrá sido de su pequeño y misterioso "laboratorio" y de su mensaje y sabiduría?"


María Castellano Fotheringham
Marcelo T. de Alvear 1404, Capital
www.parapsicologiadeinvestigacion.com® - Todos los derechos reservados - Prohibida la reproducción total o parcial
Diseño y servicios web de www.paginaya.com.ar
Regreso al contenido | Regreso al menu principal