La divinazione profetica attraerso i tempi. Piero Padulli – 1923 - Parapsicología de Investigación

Aportando una luz en el camino paranormal
Vaya al Contenido

Menu Principal:

Psíquicos > Irma Maggi
La divinazione profetica attraerso i tempi. Piero Padulli – 1923


Padulli, Piero. La divinazione profetica attraerso i tempi (libro)
Apéndice (pp. 49-53)

Relato de la sesión del  7 de marzo de 1923 con Irma Maggi en el local del diario “La Sera”, dirigido por el Prof. Dr. Medea y el Comm. Ciattina.    
   
Cortésmente invitada, con la presencia de muchos editores de diarios y revistas, sobre todo del periódico “La Sera” (Sr. Thin, De Agostini, etc. etc.), la señorita Irma Maggi se sometió a una serie de experimentos que pueden ser divididos en dos grupos.    

1. De psicografognosi.
2. De fluidística (o psicometría).    

Para el primer grupo, se entregaron las escrituras de 17 personas. Ella, sin mirar la letra, introduciendo la mano izquierda en el sobre en que la carta estaba guardada, escribió, en forma rápida y bastante imaginativa, sobre el autor de cada carta. Por las dudas que ella pudiera ser influenciada por las personas presentes, se la mantuvo alejada de los espectadores y de las personas que entregaron las cartas. En la descripción, rápida y en voz alta, consignó primero las calidades ético-intelectuales, y después las cualidades físicas.

A menudo mencionaba el color del cabello, el timbre de la voz, el gesto o el paso. Sólo 4 en 17 fueron vagos; ninguno inexacto; los otros estaban de acuerdo en todo, incluso los detalles eran ciertos. Maravillosa fue la psicografognosi de una carta que Abbatemaggio había escrito desde la cárcel para justificar sus culpas.

*   *   *

Para el segundo grupo, se entregaron 15 diferentes objetos, algunos de los cuales cuidadosamente envueltos para que pudiera sentir el contacto, introduciendo no más de dos dedos en el paquete pequeño de papel.    

Un solo de ellos pertenecía a persona cuya vida era ignorada, y no se tuvo una contestación correcta.

Para todos los otros, las respuestas eran aún más precisas que en los experimentos del primer grupo.

Muy bonitas las contestaciones sobre una cigarrera de un muerto glorioso de la guerra, la fotografía del escultor Gemido y un rublo de la época del último zar de Rusia. El rublo había sido disimulado para que no pudiera saber si se tratara de una moneda, de una ficha o de una medalla.

*   *   *

Concluyendo, se constata que Irma Maggi es una dotada de una sensibilidad especial, que se intensifica con la lectura de versos, y que parecería similar a la que maneja el rabdomante que busca agua.

*   *   *

Entrevistándola, ha dicho que la muerte de su madre debe haber modificado el ritmo de su vida y de su mente.    

Entre las muchas profecías dadas por ella con éxito, hay 3 que se confirmaron en estos días.

De las tres personas, citadas con iniciales, se consiguió:    

1. La señora H ignoraba la dirección precisa de una amiga, aunque sabía que se encontraba en Rusia desde hacía 3 años.
Maggi respondió que la amiga estaba bien y que tenía un niño. Le objetó la señora H que su amiga era anciana; pero Maggi le confirmó todo lo dicho y que le escribiría antes de un año.

La amiga le escribió al tiempo, le dio su dirección y le contó que tenía un niño de 7 meses.

2. A la Srta. Z Maggi le anunció que ella tendría un pretendiente que sería rico, elegante y pelirrojo. Después de 4 meses, le presentaron a un joven que la Srta. Z no conocía de antes. Era rico, elegante y pelirrojo. Después de un tiempo corto le pidió su mano.    

3. El Sr. C estaba preocupado porque su sobrino no regresaba de América. Maggi escribe: “Ha partido con el segundo transatlántico, en lugar de partir con el primero. Tiene una niña enferma, pero se recuperará en cuanto vuelva”.

El hecho y la profecía resultaron verdaderos.

*   *   *

Me gustaría dar una sugerencia a quien, ocupándose de la adivinación profética, duda en creer o no creer; en afirmar o negar…

El progreso es correcto y humano; y examinar y escuchar antes de sentenciar es la virtud tan bonita que me gustarían que todos la tuvieran; pero todos deberían atreverse.


Audendum, non semper audiendum
(Milán, marzo de 1923)
EL AUTOR
www.parapsicologiadeinvestigacion.com® - Todos los derechos reservados - Prohibida la reproducción total o parcial
Diseño y servicios web de www.paginaya.com.ar
Regreso al contenido | Regreso al menu principal