Experiencias mediante el procedimiento del péndulo - Parapsicología de Investigación

Aportando una luz en el camino paranormal
Vaya al Contenido

Menu Principal:

Psíquicos > Anne de la Motte
EXPERIENCIAS SOBRE PLANOS MEDIANTE EL PROCEDIMIENTO DEL PÉNDULO
Anne De La Motte Carrel - 1935


El sexto sentido descripto por Charles Richet, brinda informaciones sobre el mundo exterior cuya precisión varía según los modos de expresión de ese sentido. El péndulo, como se sabe, no es sino uno de esos modos. La finalidad de esas experiencias que constituyen el tema de esta nota era determinar el valor del error cometido por el sexto sentido, cuando se busca con ayuda de un péndulo la posición de un objeto sobre el gráfico del terreno donde se halla ese objeto.

La autora de las experiencias es una novicia en el uso del péndulo, en el que fue recientemente iniciada por el Sr. Treyve, y ha intentado localizar un objeto ubicado sobre un terreno de forma geométrica. Se midieron con la mayor exactitud posible las dimensiones de ese terreno, y se las representó en un gráfico.

Las investigaciones se hicieron exclusivamente sobre ese papel. Una vez estimada la posición probable del objeto, se medían las coordenadas del punto así hallado. Luego se verificaba la posición del objeto, y se medían sus coordenadas reales en el terreno. Era fácil entonces determinar en el gráfico la distancia entre la posición real y la posición hallada. La relación entre esta distancia y la longitud del terreno establecía el error relativo cometido en la percepción de la posición del objeto por el sexto sentido.

Se realizaron ocho experiencias en la isla Saint-Gildas, Pénvenan, Costas del Norte, del 13 al 18 de julio de 1935. Más tarde se hizo una novena experiencia suplementaria.

EXP. I.- 13 de julio 1935. Jardín cerrado de forma rectangular. Las dimensiones son: 79 m. y 44,30 m. A. C. esconde su boina en medio de una planta. Un momento después, la experimentadora busca la boina sobre el plano del jardín. El péndulo señala un punto cuyas coordenadas sobre el plano son: 12,55 m. y 16,60 m. Las coordenadas medidas sobre el terreno son: 12,10 m. y 16,20 m.

EXP. II.- 14 de julio 1935. Rectángulo noroeste del jardín cerrado. Dimensiones: 12,30 y 38,40 metros. A.C. esconde un pañuelo en ese rectángulo en medio de las plantas. La búsqueda por medio del péndulo se hace sobre el plano. Las coordenadas del punto hallado son: 6 m. y 2,30 m. Las del punto real: 6 y 3,30 m.

EXP. III.- 14 de julio 1935. Alrededor de cuatro horas después de la experiencia precedente, A.C. coloca el mismo pañuelo en otro punto del mismo rectángulo. Se determina sobre el plano, con ayuda del péndulo, un punto cuyas coordenadas son: 8 y 7 metros. Las coordenadas reales son: 6 y 11,50 metros. Obsérvese que el error es mucho mayor que en la experiencia II.

EXP. IV.- 15 de julio 1935. Rectángulo noreste del jardín cerrado, dimensiones: 12,90 y 28,30 m. A.C. esconde un pañuelo en un punto del rectángulo debajo de las plantas. El pañuelo es hallado sobre el gráfico en un punto cuyas coordenadas son: 8,20 y 12,70 m. Una segunda determinación da: 8,70 y 14,10 m. Sobre el terreno se descubre el objeto en un punto cuyas coordenadas son: 9,70 y 14 m.

EXP. V.- 16 de julio 1935. Rectángulo noroeste del jardín cerrado. Dimensiones: 18,75 y 28,30 m. El pañuelo es escondido por A.C. en un punto del rectángulo. Las coordenadas del punto indicado por el péndulo sobre el gráfico son: 5,70 y 3,35 m. Las del punto real: 6,50 y 2,80 m.

EXP. VI.- 17 de julio 1935. Bandeja de madera rectangular que cubre una batea. Dimensiones: 0,61 y 1,07 m. A.C. fija un anillo en la superficie inferior de la bandeja con papel engomado. Sobre el gráfico que representa la bandeja se busca la posición del anillo con ayuda del péndulo. Las coordenadas del punto hallado son: 0,36 y 0,21 m. Las coordenadas del punto donde está ubicado el anillo son: 0,14 y 0,21 m.

En las experiencias precedentes, A.C. conocía la posición aproximada del objeto buscado, aunque no hubiese medido las coordenadas. Las tres experiencias siguientes fueron hechas de tal manera que nadie podía saber dónde se encontraba el objeto.

EXP. VII.- 14 de julio 1935. Se sospechaba que una gallina de Guinea incubaba sus huevos en un campo de cebada, donde se la veía volar a la mañana y a la tarde. Las dimensiones de este campo son aproximadamente: 74,60 x 74,10 m. Con ayuda del péndulo se busca sobre un plano del campo la posición del nido. Las coordenadas del punto hallado son: 23 y 29 m. Se descubre el nido en un punto cuyas coordenadas son: 21,40 y 40 m. Este punto se halla a 11,20 m. del punto indicado por el péndulo.

EXP. VIII.- 17 de julio 1935. Rectángulo sudeste del jardín cerrado. Dimensiones: 20,20 x 40,50 m. A.C. toma cuatro sobres idénticos. En uno de ellos coloca unos cabellos. Sella y mezcla los sobres de manera que ya no se sepa cuál es el que contiene los cabellos. Luego los esconde en diferentes puntos del rectángulo sudeste. Nadie sabe, pues, dónde están los cabellos. Las coordenadas del punto indicado por el péndulo son: 4,60 y 13,40 m. Se descubren los cabellos en un punto cuyas coordenadas son: 2,30 y 16,60 m. El sobre que los contiene se hallaba a 3,80 m. de la posición marcada por el péndulo.

EXP. IX.- 3 de agosto de 1935, a las 7:50 horas de la mañana. Terraza del castillo de la Bâtie en las montañas del Lyonnais. Un rectángulo rodeado por un espeso seto de arbustos de boj podados. No se toman las medidas de este cercado. Se dibuja en papel cuadriculado un rectángulo que tiene su forma aproximada. Sólo se marca el lugar de los ángulos y de las bolas o cubos de los arbustos tallados. La experimentadora toma ocho sobres, coloca un mechón de su pelo en uno de ellos, cierra todos de la misma manera y los junta con un sujetador metálico. Le da el paquete a A.C. quien lo toma por el sujetador y va a esconder cada sobre, tomándolo por una punta, en los puntos, 1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8 del seto. Así, A.C. ignora el lugar donde se encuentra el sobre que contiene el mechón de pelo. En unos instantes el péndulo indica el punto 2 como que allí se encuentra el sobre señalado. Abre todos los demás sobres. Ninguno de ellos contiene cabellos.

La tabla I menciona, para cada experiencia, las dimensiones del terreno donde estaba oculto el objeto, la posición indicada por el péndulo y la posición verdadera del objeto, la distancia a la que se encontraban esos dos puntos uno de otro y finalmente la relación de esta distancia con el tamaño del terreno de la experiencia.  Esta relación expresa el valor relativo del error. Ese error varía según los casos de 1% a 14,5 %.

Ese valor relativo se ubica en el orden de magnitud de los errores cometidos en la mayoría de las experiencias biológicas. Cabe notar que en las experiencias 2 y 3, realizadas consecutivamente a cuatro horas de distancia en el mismo lugar y con el mismo objeto, el error de la segunda experiencia es mucho mayor que el de la primera.

Sin ninguna duda, el péndulo ha indicado, sobre un gráfico, la posición de un objeto oculto. En las seis primeras experiencias, esta posición era conocida por A.C. de modo que puede tratarse de transmisión del pensamiento. En la séptima, octava y novena experiencias, la posición del objeto era totalmente desconocida.

Se puede concluir entonces que en esas condiciones, el sexto sentido descripto por Richet nos ha informado sobre la posición de un objeto oculto con errores de un orden de magnitud en general poco elevado, y a veces muy pequeño.

(derecha) Primera página del artículo publicado en la Revue Metapsychyque
www.parapsicologiadeinvestigacion.com® - Todos los derechos reservados - Prohibida la reproducción total o parcial
Diseño y servicios web de www.paginaya.com.ar
Regreso al contenido | Regreso al menu principal