Felipe Senillosa – 1894 - Parapsicología de Investigación

Aportando una luz en el camino paranormal
Vaya al Contenido

Menu Principal:

Espiritismo
Concordancia del espiritismo con la ciencia. Felipe Senillosa – 1894


Capitulo VI: De las manifestaciones visuales o apariciones en diversos grados de visibilidad hasta la materialización (fragmento)

En esta capital (Buenos Aires) se ha tenido al médium de materialización Mr. Camile Bredif. Por su intermedio muchas personas bien colocadas de esta Sociedad, han podido observar esta clase de fenómenos. Se dice con mucha generalidad que en una de las sesiones que tuvieron lugar en casa de un señor Frane, se presentó la señora de este caballero, siendo perfectamente reconocida por todos los presentes. La descripción detallada de una de esas sesiones se encuentra en la revista Constancia del año 1877, pág. 78. Tomaré tan solo lo siguiente: El médium se colocó en un rincón de la pieza detrás de una cortina oscura en un sillón, dejando una luz que imitaba la de la luna. A los pocos minutos vimos abrirse la cortina y aparecer la cara de una mujer de delicadas facciones, tapada su cabeza con un manto blanco; entró y volvió nuevamente a salir mostrando hasta la cintura, entró nuevamente dando fuertes golpes en una puerta; se acercó entonces el dueño de casa, y tomándole la mano, el espíritu le dijo en voz baja que quería menos luz. Se hizo así, y en el acto volvió a aparecer en la forma completa, se apoyó en el brazo del dueño de casa y salió a caminar por la pieza, dando la mano a varios de los circunstantes. Su traje era una especie de batón blanco, su mano suave, blanca y pequeña como la de una niña.

Después de entrar tras de la cortina, donde permanecía el médium Sr. Bredif en un estado sonambúlico, dijo que quería dar la mano a todos los presentes, los que se acercaron y oprimieron aquella mano tan distinta de la del médium por su forma, blancura y tacto suave y delicado.

Estaban presentes los sirvientes de la casa, a invitación del mismo espíritu, para que presenciaran la materialización. A todos les dio la mano, a algunos les tocó la cabeza, a otros la cara, y al dueño de casa le tomó la mano, la llevó a su cara y se la hizo tocar, besándole después.

Luego dijo que se iba y que se aumentara la luz para despertar al médium.

Colocándonos nuevamente con éste en la mesa, uno de los presentes preguntó si no habría inconveniente en tocar al médium mientras el espíritu se hallaba materializado fuera de la cortina: la mesa contestó que podía hacerlo: tu feras bien.

La sesión de materialización duró desde las 8 y 35 hasta las 9 y 10; en todo 35 minutos, quedando todos lo más satisfechos; nadie esperaba que delante de trece personas se obtuviera tan completa, pues generalmente suele acontecer lo contrario, por lo difícil que es armonizar las voluntades y los fluidos de muchos individuos. Con este mismo médium obtuvo el señor ingeniero Encina varias pruebas de la materialización y habiéndose empeñado con el Dr. Miguel Cané para que presenciara uno de esos hechos, consintió éste en ello, según lo dijo en el diario El Nacional, bajo la condición de que se le permitiría meter al médium en una bolsa con jareta, que él se encargaría de sellar. En la creencia de que de esta manera nada se produciría, dejaron los dos amigos a Bredif en un cuarto oscuro y pasaron al contiguo, donde se preparaban a tomar una taza de té, cuando salió del gabinete la forma perfecta de una joven indiana a quien el Dr. Cané dirigió la palabra, preguntándole si podría alcanzarle una de las tazas. Contestó afirmativamente y se la pasó.

Concluida la sesión, el Dr. Cané encontró a Bredif siempre en el saco e intacto el sello que le había puesto, lo que no le impidió terminar su relato con la palabra: taumaturgo.
www.parapsicologiadeinvestigacion.com® - Todos los derechos reservados - Prohibida la reproducción total o parcial
Diseño y servicios web de www.paginaya.com.ar
Regreso al contenido | Regreso al menu principal